El proceso creativo, como mejorar la creatividad

La creatividad es el proceso con el que generamos algo nuevo, de un alto valor y utilidad. Este mecanismo se conoce como proceso creativo y ha sido estudiado por diferentes autores como Edward De Bono.En este artículo explicamos en que consiste y cuáles son sus fases. Puedes consultar nuestra entrada para saber más sobre qué es la creatividad.

Características del proceso creativo 

Independientemente de que busquemos generar y para qué necesitemos la creatividad, todas las situaciones siguen un proceso con unas características comunes. Por ello comprender su funcionamiento y las diferentes fases nos ayuda a desarrollar la creatividad incluso en aquellas situaciones de trabajo bajo presión.

El proceso creativo combina diversas capacidades a través de una serie de procesos cognitivos que nos permiten crear nuestras ideas y desarrollarlas hasta obtener el resultado final. Algunas de estas capacidades son la percepción e intuición, la memoria a través de nuestro bagaje cultural y nuestro conocimiento o experiencia, las emociones y otros procesos como las analogías.

que es el proceso creativo
El proceso creativo tiene unas etapas comunes, independientemente de la temática en la que se realice

Fases del proceso creativo 

Este proceso se realiza a través de unas etapas que son comunes en todas las situaciones. Sobre ellas existe un acuerdo generalizado con pequeñas variaciones. Las 5 etapas que expone Edward De Bono son:

1.-Preparación: Es la primera etapa en la que se nos presenta el problema que tenemos que resolver y que es lo que necesitamos generar. Durante esta fase tomamos contacto con el problema. En las industrias creativas coincide con la recepción del briefing. Es una fase en la que son frecuentes las tensiones emocionales ya que se presenta un abismo que hay que rellenar con nuestras ideas. Habitualmente se tiende a procrastinar separarse del problema durante un tiempo por estas tensiones.

2.-Incubación: Ya sabemos cuál es el problema que tenemos que resolver y hemos tomado conciencia de ello. Comenzamos a generar las primeras ideas y aproximaciones ya que esas tensiones emocionales han desaparecido. Es una etapa que frecuentemente se mezcla con situaciones de ocio más distendidas.

3.-Intuición: Las ideas generadas en el periodo de incubación necesitan de un desarrollo, es en esta fase cuando comenzamos a desarrollar estas ideas y enlazar conceptos, creando soluciones más elaboradas.

4.-Evaluación: Una vez generadas estas ideas pasamos por una etapa de evaluación. Analizamos si realmente cumplen con los requisitos que necesitamos, si solucionan el problema mejor que las opciones existentes y lo ponemos a prueba en distintas situaciones. Es una fase desde la que es muy frecuente volver a las fases previas al no cumplir las expectativas tras la evaluación.

5.-Elaboración: Tras haber pasado por las fases previas, habitualmente varias veces, y ya tener una idea sólida y adecuada se pasa a la fase de elaboración, en la que ya se crea este producto creativo que necesitábamos inicialmente.

Lo más importante para comprender el proceso creativo es entender que no se trata de un camino lineal, en el que una fase vaya después de la otra, si no que es un proceso dinámico en el que es frecuente y necesario pasar de unas fases a otras de forma constante hasta llegar a crear el producto final, e incluso pasar por varias fases a la vez.

Suscríbete a mi canal de YouTube

Entonces, ¿cómo ser más creativo? 

Una vez entendido el proceso creativo y sus diferentes fases, es posible aprovechar este conocimiento. Al tratarse de un conjunto de proceso cognitivos definidos, Edward De Bono propone el pensamiento lateral, consistente principalmente en técnicas para pensar diferente, es decir, romper esos procesos que nos limitan la posibilidad de desarrollar otros nuevos y generar otras ideas adicionales.

Trabajar las capacidades que conforman el proceso también nos sirve de gran ayuda. Por ejemplo mejorando nuestra capacidad de procesamiento de datos o nuestra memoria, nuestra experiencia o conocimiento, especialmente mejorando nuestro bagaje cultural.

La importancia del tiempo en el proceso creativo 

La etapa de incubación adquiere una especial importancia en el proceso creativo. Como decíamos, se debe combinar con periodos de ocio y de alejamiento del problema para poder generar otras ideas y asimilar las ya creadas.

Procrastinar tampoco es una buena elección ya que esto evitará que le dediquemos el máximo tiempo posible a la creatividad. El proceso creativo necesita una especial dedicación de tiempo. En aquellas situaciones en las que se trabaja bajo una presión creativa y en la necesidad de generar ideas en un espacio de tiempo muy limitado, el proceso se ve muy afectado, generando diversos problemas. Es en este caso cuando más importante es mejorar las capacidades y recurrir a técnicas de pensamiento lateral u oblicuo como Oblique Strategies.

Miguel García

Miguel García

Graduado en Comunicación Audiovisual, me he especializado en el marketing digital, el posicionamiento SEO y la creación de contenidos para ayudar a las empresas a destacar en el mundo digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estos posts te pueden ayudar ; )